PROFENUBIA

EL JUEGO EN LOS NIÑOS

 

 

El juego constituye la ocupación principal del niño, a través de éste puede estimularse y adquirir mayor desarrollo en sus diferentes dimensiones, el juego en los niños tiene propósitos educativos, por medio de él los pequeños experimentan, aprenden, reflejan y transforman activamente la realidad.

 

Jugar es el primer acto creativo del ser humano, comienza cuando el niño es bebé, a través del vínculo que se establece con la realidad exterior y sus fantasías, necesidades y deseos. Cuando un niño toma un objeto cualquiera y lo hace volar, está creando un momento único e irrepetible que es absolutamente suyo. Porque ese jugar no sabe de pautas, ni entiende de exigencias del medio, no hay un "hacerlo bien".

 

El juguete es el medio que se utiliza para jugar: incluye desde una sabanita, hasta una muñeca, una pelota, una herramienta tecnológica etc.

El juego se orienta y enriquece en la misma práctica, en él, el niño tiene una actitud espontánea y de libertad y cuando juega hace una recreación de escenas e imágenes del mundo real o fantástico.

 

El juego es evolutivo ya que empieza por el dominio del cuerpo y posteriormente maneja las relaciones sociales y su medio. Es divertido, placentero, voluntario y lo más importante no es obligatorio. Por medio del juego el niño se socializa.

 

La infancia, el juego y el juguete guardan entre sí una estrecha relación.

Utilizando los juguetes van a reflejar en su entretenimiento con los mismos, las acciones y roles que han de desempeñar como adultos, aparece el juego como vía y medio de hacer, al nivel de sus posibilidades físicas, motoras y psíquicas, es una reproducción de la vida real.

 

Algunos beneficios del juego son:

  • Satisface las necesidades básicas de ejercicio físico.
  • Es una vía excelente para expresar y realizar sus deseos.
  • La imaginación del juego facilita el posicionamiento moral y maduración de ideas.
  • Es un canal de expresión y descarga de sentimientos, positivos y negativos, ayudando al equilibrio emocional.
  • Con los juegos de imitación está ensayando y ejercitándose para la vida de adulto.
  • Cuando juega con otros niños y niñas se socializa y gesta sus futuras habilidades sociales.
  • El juego es un canal para conocer los comportamientos del niño y así poder encauzar o premiar hábitos.

 

La psicomotricidad se puede desarrollar a través de juegos al aire libre o en lugares cerrados. Es necesaria para la adquisición de habilidades básicas como: lectura, escritura y cálculo. Muchas actividades cotidianas en los juegos de los niños como moverse, correr, saltar,... desarrollan la psicomotricidad. Además mediante este tipo de juegos los niños van conociendo tanto su cuerpo como el mundo que le rodea.

Mediante los juegos de movimiento, los niños, además de desarrollarse físicamente, aprenden ciertos conceptos como derecha, izquierda, delante, detrás, arriba, abajo, cercas, lejos, que les ayudarán a orientarse en el espacio y a ajustar más sus movimientos.